motan en la economía circular...

Los plásticos son demasiado valiosos para tirarlos

12/07/2019

El mundo de hoy, y nuestra prosperidad actual, no serían posibles sin los plásticos, por muchas razones. Estos materiales poliméricos se utilizan en las aplicaciones más diversas: para electrodomésticos, fabricación de automóviles y aeronaves, en electrónica, en el campo médico y en el sector de la construcción. Son casi indispensables para los materiales de empaque, que contribuyen en gran medida a la eficiencia de los recursos al funcionar como aislantes o materiales de construcción livianos y, por lo tanto, reducir el consumo de combustible y combustible para calefacción, o al extender la vida útil de los alimentos como material de empaque.

Sin embargo, también está muy claro que los residuos de plástico se han convertido en un problema global que nos afecta a todos y debe ser resuelto por la sociedad en su conjunto. Además, también existe el problema de una demanda cada vez mayor de recursos, que ya son escasos: muchos recursos son limitados y, a medida que la población mundial continúa creciendo, la demanda de estos recursos también está aumentando constantemente. Es por esto que la economía circular es un tema importante para la industria de los plásticos.

La economía circular es un modelo para la producción y el consumo, donde los materiales y productos existentes se comparten, alquilan, reutilizan, reparan, reprocesan y reciclan durante el mayor tiempo posible. Esto amplía el ciclo de vida de los productos. En la práctica, esto significa que los residuos se reducen al mínimo.

Después de que un producto haya llegado al final de su vida útil, tanto como sea posible de los recursos y materiales utilizados para que permanezca en la economía circular. Luego se pueden reutilizar productivamente para continuar generando valor agregado.

La economía circular es lo opuesto a los modelos tradicionales de economía lineal, también conocidos como economías desechables. Estos modelos se basan en grandes cantidades de materiales y energía baratos y de fácil acceso, algo que ya no es el caso en el mundo de hoy.

Ser económico con los recursos que tenemos es uno de los grandes desafíos de nuestro tiempo. Esto es particularmente cierto para las reservas cada vez más reducidas de combustibles fósiles. Por lo tanto, una economía circular en funcionamiento puede ser una adición sensata y necesaria para ahorrar y reducir el consumo del valioso recurso "plástico". También puede ayudar a contrarrestar la imagen negativa actual de los plásticos. Este último punto no debe ser subestimado en el debate, a menudo emocional y acalorado, sobre los plásticos en general, y los residuos plásticos en particular.

Los plásticos tienen propiedades ideales para el reciclaje. Sin embargo, un requisito para una economía circular funcional, es que todos los actores a lo largo de toda la cadena de suministro, trabajen juntos y se comuniquen entre sí. Para la industria del plástico (fabricantes de plásticos, procesadores de plástico y recicladores de plástico) esto también se aplica a sus clientes y distribuidores, quienes influyen en el diseño del producto y la posibilidad de utilizar un material reciclado con sus requisitos y especificaciones de material.

Otro requisito para una economía circular eficiente es la gestión adecuada del flujo de material, con el objetivo de tener residuos plásticos en su mayoría homogéneos. Cuanto más homogéneo es, más fácil es reprocesarlo. Un objetivo en este contexto es generar la cantidad requerida para asegurar el suministro con materiales reciclados. Los avances en el desarrollo de sistemas de clasificación para flujos de materiales mixtos de sistemas de recolección generales ayudan a lograr esto. Además, hoy en día casi no se produce ningún desperdicio de producción real, ya que se alimenta directamente a la producción en funcionamiento o se pasa a procesadores especializados.

Como fabricante de productos y sistemas para el manejo de materiales de materiales a granel (gránulos, molido, escamas y diversos polvos), Motan es socio de tres subáreas de plástico: fabricación de materiales vírgenes y materiales reciclados, así como procesamiento de plásticos. Junto con la configuración de los sistemas circulares, la digitalización y la conexión en red de los procesos de producción, generalmente referidos a la Industria 4.0, también juega un papel importante en la visión de motan. Los datos de los secadores, los sistemas de dosificación y mezcla, y de la cristalización ya se han puesto a disposición y se pueden utilizar dentro de los procesos individuales. En el futuro, seguirán más datos, por ejemplo, la composición del material y su contenido de humedad, recetas, constantes de material y datos de producción de la máquina de procesamiento. Es importante tener en cuenta que las propiedades de los materiales reciclados pueden cambiar después de un procesamiento repetido. Aquí es donde también entran en juego los conocimientos técnicos, por ejemplo cuando se dosifican aditivos de forma precisa para la fabricación de productos regenerados.

El control de calidad también requerirá más datos del proceso que antes y lo conectará con la información ya adquirida. Esto hará que se necesiten sensores adicionales en el procesamiento, tanto en las máquinas de procesamiento como en las herramientas. La red digital de todos los sistemas es actualmente una de las tareas más importantes en las que está trabajando motan. El éxito de la economía circular dependerá de la transparencia, es decir, en qué consiste exactamente un producto y hacia dónde se dirige. Ya tenemos primeros enfoques para etiquetar materiales y hacerlos identificables. motan está desarrollando soluciones para automatizar el flujo de información del flujo de material paralelo al manejo de materiales, para tener una cadena de información digitalizada y constante desde los productos hasta el producto terminado.

Si los materiales reciclados son homogéneos o están bien clasificados y preparados, casi no hay diferencia entre ellos y el material virgen. La importancia de la transparencia en términos de origen y composición del material puede mostrarse con el siguiente ejemplo: Si es necesario secar un material de una mezcla, esto puede provocar una evaporación incontrolada que, en el peor de los casos, puede destruir el desecante. Si se conoce la composición del material antes del secado, se puede planificar un proceso de secado adecuado. Esto requiere la documentación necesaria y el control de calidad del ciclo de reciclaje y el procesador original.

Para una economía circular exitosa, todos también deben contribuir en su papel como consumidores. Esto significa separar y evitar cualquier desperdicio innecesario y nos obliga a aceptar y elegir productos hechos de materiales reciclados. Aquí es donde debemos trabajar para informarnos y educarnos a nosotros mismos y a los demás.

Finalmente, también es importante ser realista en cuanto a las posibilidades y limitaciones de la economía circular. Si los residuos mezclados o contaminados no se pueden reciclar fácilmente o bien, se deben reciclar químicamente. Ya hay algunos proyectos prometedores y tempranos trabajando en esto. La recuperación energética, preferiblemente con una recuperación eficiente de la energía, debería ser la etapa final de la economía circular.